HOJALATERÍA Y PINTURA

En NoRisk, ponemos a su disposición un

staff especializado en diversas técnicas de

hojalatería y pintura automotriz

  

Cuando usted trae su vehículo a NoRisk para un servicio de hojalatería y pintura, un equipo de técnicos especialmente entrenados evalúa qué se requiere para repararlo. A continuación, le brinda un informe detallado y contesta sus preguntas para que usted pueda tomar una decisión acorde a su tiempo, preferencias y presupuesto.

  

¡Recupere el atractivo de su auto!

  

HOJALATERÍA

El granizo, las colisiones, los golpes de piedras o los impactos de puertas de otros carros producen rayones, abolladuras, desportilladuras, pliegues y marcas que afean la carrocería, exponen el metal a la corrosión. Las quemaduras de barniz por exposición al sol, por otra parte, dan un efecto avejentado al vehículo.

 

En ocasiones, las abolladuras trascienden a lo estético y producen daños estructurales que impiden el correcto funcionamiento de algunas partes de la carrocería, como puertas y capó.

 

Para nivelar y disimular abolladuras, en NoRisk recurrimos a una combinación de aplicaciones mecánicas y de tratamientos térmicos que llamamos “conformación”.

 

Si el golpe no ha dañado la pintura, y es posible acceder al lado interno o no visible de la lámina metálica, nuestro hojalatero probablemente recurra a la técnica de varillaje. Para ello, usará unas varillas largas de punta redondeada con las que hará presión sobre el metal hasta que la lámina recupere su forma original.

 

Alternativamente, empleará golpes de mazo o de martillo de acabado, para lo cual colocará, detrás de la lámina a martillear, unos pequeños yunques curvos (“tases“), según la curvatura del panel a conformar.

 

Para eliminar abolladuras, en cambio, casi con seguridad usará un martillo de inercia (también llamado martillo deslizable o “puñeta”) para levantar la zona hundida. Básicamente, se trata de una maza pesada que, en vez de golpear la lámina, tracciona o tironea de la superficie metálica, usualmente gracias a una ventosa.

 

En caso de que algún panel de su vehículo haya sufrido algún estiramiento, habrá que usar calor para tensarla. Con un soplete, el hojalatero designado aplicará calor y enseguida enfriará el panel.

 

Finalmente, para terminar de nivelar la superficie, nuestro hojalatero aplicará un relleno. Según el tipo de daño, tal vez aplique una soldadura con estaño o use una masilla de secado rápido hecha de una resina plástica (poliéster) que, en contacto con un catalizador, endurece en minutos.

 

Terminado el enmasillado, el hojalatero de NoRisk lijará la superficie con lijas de grano sucesivamente más fino y, tras limpiar con aire comprimido y un paño, entregará el coche para la fase final, la pintura.

  

PINTURA AUTOMOTRIZ

Una vez reparadas las imperfecciones en la superficie metálica comienza el proceso de pintura. Nuestros pintores designados comenzarán aplicando una capa de imprimación que previene la corrosión y protege a la pintura de su carro ante las diferencias de calor. Además, ayuda a corregir marcas y a nivelar rayones y, muy especialmente, facilita la adhesión de la pintura que se aplicará después.

 

A continuación, procederán a aplicar la primera capa de color base, según los gustos y preferencias que usted nos indique: perlado —contiene pigmentos iridiscentes—, metalizado —con escamas de aluminio que le imprimen un aspecto brillante—o color plano —la pintura usada en la mayoría de los vehículos.

 

Para un acabado perfecto, nuestros pintores superpondrán varias capas muy delgadas de esmalte de poliuretano acrílico a base de agua. Rematarán con una capa de laca o barniz.

 

Todo el proceso de pintura automotriz de NoRisk puede llevar desde unos días a un par de

semanas, según el grado de daño o imperfecciones a reparar.

 

Consulte por los servicios personalizados de

hojalatería y pintura automotriz

de NoRisk, ya sea para fines estéticos

o para protección del metal de su vehículo

Habla con nosotros
COTIZADOR DE BLINDAJE ONLINE